Parte de la flota zarpa para la costera del bonito por falta de cuota de merluza

ANA F. CUBA

El cambio temporal de oficio acarrea un gasto adicional, por la necesidad de adaptar los barcos a la nueva pesquería.

Ocho pesqueros de la cofradía de Cedeira -seis volanteros y dos palangreros de fondo- participan este año en la costera del bonito. Cinco ya han zarpado, los demás partirán estos días, algunos ya lo habían hecho en la anterior campaña y otros se estrenan con las varas. La escasez de cuota de merluza -«prácticamente agotada a estas alturas del año», según confirma la patrona mayor, Lucía Villar Martínez- ha forzado el cambio temporal de arte, que conlleva gastos adicionales para la adaptación de las embarcaciones a otra pesquería.

«Hai que montar as varas, que custan uns 3.000 euros; os carretes hidráulicos, en torno a 2.000; armar a neveira [la merluza se deposita en cajas, pero los bonitos se colocan por separado, en casilleros], entre 4.000 e 5.000; facer víveres para uns 20 días, de 1.500 a 2.000 euros; ou cambiar de hélice, outros 5.000», enumera Ricardo Villar Martínez, armador de la volanta. Eduardo González Villarnovo, Eduardo do Mimo, empresario jubilado, añade el coste de los anzuelos, el hielo y el combustible necesarios para las casi tres semanas que suele durar cada campaña. El comportamiento del bonito nada tiene que ver con el de la merluza. «A hélice ou a tes que cambiar ou pintala, ten que ser mate porque os brillos espantan o bonito, igual que os ruídos, hai que amarrar ben todo para que o barco non trepide», explica Eduardo.

Cambio de tripulación

Tampoco resulta fácil conseguir marineros. «Aos tripulantes da volanta tivémolos que mandar ao paro, uns porque non queren estar tantos días no mar e outros porque non saben. Tivemos que buscar outra xente, entre sete e oito por barco», señala Ricardo. Los pesqueros se dirigen hacia las islas Azores y de allí ponen rumbo a Irlanda, «seguindo ao bonito», comenta. Su primera relación con la pesca de este túnido se remonta a cuando tenía 15, 16 y 17 años. «Hai máis de 20 e non volvera ata o ano pasado […], é un oficio bonito, o problema é que botas moitos días fóra da casa. Esta vez tócanos corrixir os erros da campaña pasada, que foi moi mala», recuerda.

La escasez de la cuota de merluza aboca al sector a este cambio de rumbo temporal. «De pescada non queda case nada, algo para os barcos máis pequenos, que non están tan equipados e para ir ao bonito terían que facer moita inversión, e non é viable», indica. La patrona mayor insiste en que «la flota cedeiresa no está especializada en este arte», aunque todos los años ha participado algún barco. En 2015 regresaron las ventas de esta especie a la rula local, después de un lustro, y esta vez también se comercializarán aquí las capturas.

Link: http://www.lavozdegalicia.es

 

Esta entrada foi publicada en Bonito, Campaña Bonito 2016, Cedeira, Comarcas, Emprego, Galicia, Lonxa Cedeira, Pesca, Politica Pesqueira, Reparto Cotas, Traballo. Ligazón permanente.

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s