Mar constata que hay menos furtivismo desde que está tipificado como delito

furti

FOTO: MONICA FERREIROS

Afirma que es uno de los factores que están detrás de la recuperación del marisqueo

Con el berberecho prácticamente arrinconado en la ría de Noia, la almeja fina en mínimos de producción -y máximos de cotización-, Ferrolterra esparciendo escombros de un banco de As Pías que dicen sobreexplotado y los Lombos do Ulla y otras áreas libres cerradas a la actividad extractiva a flote, lo raro es poder hacer una lectura positiva del marisqueo gallego. Pues la Consellería do Mar lo ha conseguido. Ha encontrado brotes verdes allí donde otros se empeñan en dar con yermos. Es más, sostiene rotunda, a través de su director xeral de Pesca, Juan Maneiro, que se ha invertido ya la tendencia y la actividad marisquera en Galicia ha enfilado la senda del resurgimiento.

¿Un espejismo? Mar cree que no. Recurre a esa coletilla que emplean tanto Quintana como Maneiro de que «o que é medible non é opinable» y tiran de estadísticas, las que las propias cofradías trasladan a la Plataforma Tecnolóxica da Pesca, para asegurar que el 2015 fue para el marisqueo el mejor de la media de los últimos cinco años. En las lonjas gallegas se subastaron 7.400 toneladas de bivalvos -sobre todo berberecho y las tres variedades más comunes de almeja- y de percebe. Por ese volumen de marisco, los mariscadores gallegos ingresaron 66,5 millones de euros.

Son magnitudes mayores que las obtenidas en el 2014 por la comercialización del producto. Los productores, en general, extrajeron un 28 % más de bivalvos, aunque a la hora de la facturación, el incremento es más limitado: un 14 %.

Los profesionales de a flote, a bordo de 2.778 embarcaciones, extrajeron en torno 4.500 toneladas y obtuvieron 38 millones de euros. Los de a pie facturaron 25 millones por 2.614 toneladas. Mientras, los percebeiros comercializaron 314 toneladas por valor de 7,5 millones.

Cambio de tendencia

Lo mejor de todo es, según Maneiro, el cambio de tendencia que se percibe en la evolución del marisqueo. Cree que se ha roto la tendencia negativa de los últimos cinco años, un revés que achacó a los fuertes temporales, la bajada de salinidad, a las temperaturas anormalmente elevadas y al azote de la marteilia, el parásito que habarrido el berberecho de Arousa, Pontevedra y Vigo.

Pero ahora hay una serie de factores que se han confabulado para dar con los mejores datos del marisqueo en años. Uno es la constatación de una menor incidencia del furtivismo desde que en elCódigo Penal se reconoce que, en determinados casos, es delito. «Entendemos que hai unha diminución, non a desaparición, que ninguén me entenda mal, do furtivismo e produto que antes non o facía agora vai polos canles legais», explicó el director xeral de la Consellería do Mar en la última Comisión de Pesca celebrada en elParlamento de Galicia.

Otro de esos resortes en los que se ha visto impulsado el marisqueo es, según Maneiro, que ya han empezado a salir los primeros kilos de bivalvos de las zonas antes improductivas ganadas con acciones de regeneración. No precisó cuántas de esas 7.400 toneladas salieron de las áreas recuperadas, pero subrayó que esas acciones han comenzado a dar sus frutos y ahora se marisquea en ocho millones de metros cuadrados en los que hace cinco años no crecía ni una sola almeja.

Ese terreno se ha ganado en el marco de 170 acciones de regeneración en la que entre el 2010 y el 2015 se han invertido cinco millones de euros.

Aún hay otro factor que ha influido positivamente: y es que hay más mano de obra extrayendo marisco. Maneiro expuso que en la serie histórica de los últimos cinco años por primera vez «incrementou o número de mariscadores». No es solo que se hayan sustituido las bajas por jubilación, sino que se han incorporado más personas al marisqueo, de ahí el incremento en términos absolutos.

Senda positiva

Todo esto «fai pensar que algo pode estar cambiando» y ahora solo queda esperar a que las condiciones meteorológicas y oceanográficas se mantengan en valores normales para que el camino emprendido continúe por la senda positiva. Un trayecto en el que no estaría de más que los profesionales avanzaran hacia cierta «estructuración do traballo». Y ya si se da con la solución al problema de la marteilia y el berberecho, no hay duda de que el marisqueo dará el salto definitivo.

7.400 toneladas

Volumen comercializado

Principalmente almeja babosa, berberecho, almeja rubia, percebe y navaja.

66,5 millones ?

Facturación

Los de a flote facturaron más de 38 millones; a pie, superan los 25. Los percebeiros, 7,5.

12,6 millones ?

Facturación de Noia

Duplicó los datos del 2014 y acaparó el 24,3 % de la facturación total de Galicia.

Link: http://www.lavozdegalicia.es

 

Esta entrada foi publicada en Cedeira, Comarcas, Galicia, Mar, Marisqueo, Pesca, Politica, Traballo, Veda. Ligazón permanente.

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s