El renovado estado de los caladeros

La Comisión Europea destaca que las posibilidades de capturas aumentan ante la mejoría de las poblaciones de peces, sobre todo en el Atlántico.

El estado de las poblaciones de peces en los principales caladeros es motivo de estudio para los científicos cada vez con más asiduidad. Gracias a estos datos, Bruselas elaboró un informe en el que destaca la mejoría de pesquerías como la del Atlántico y dio así alas a una probable mejora en las posibilidades de capturas para la flota. El año 2015 puede traer buenas noticias para un sector habitualmente castigado por los recortes de pesca que ve ahora como los mares se recuperan. En el informe, la comisaria de Pesca, Maria Damanaki se felicita de los resultados de una “normativa adecuada” contra la sobrepesca

Las previsiones de Bruselas sobre el estado actual de los caladeros son del todo ilusionantes para la flota española. Según un informe elaborado y publicado por la Comisión Europea, y gracias a los estudios sobre las poblaciones de peces llevadas a cabo por los científicos a lo largo de los últimos años, los principales caladeros están recuperándose. Esto significa que de cara a 2015 las futuras negociaciones para el establecimiento de los totales admisibles de capturas (TAC) pueden ser más beneficiosas de lo que fueron los últimos cursos para la flota.

Según publica la revista Mar de la Seguridad Social en su último número, la comisaria de Pesca Maria Damanaki se muestra satisfecha de la situación de los principales caladeros del Atlántico nororiental. “Es la prueba de que con la normativa adecuada es posible poner fin a la sobrepesca. Cuando se dispone de los documentos científicos adecuados, cuando las capturas se establecen al nivel correcto y cuando los pescadores se suman a los esfuerzos para proteger las poblaciones, no me cabe duda de que la mejoría se va producir”, explica Damanaki, en referencia a la reforma que plantea la nueva Política Pesquera Común.

De esta forma, el número de poblaciones objeto de sobrepesca pasó de 32 en el año 2005 a 19 en 2014, lo que significa un descenso del 40% en 9 años. Además, de las 34 poblaciones de peces con evaluación de rendimiento máximo sostenible (RMS) en 2005 (de las que el 94% sufrían sobrepesca), este año son un total de 46 (siendo un 41% las sobreexplotadas).

Pesquerías en el Atlántico

Con los estudios y observaciones a cargo de los científicos, en el panorama de los principales caladeros cabe destacar la salud de las poblaciones de pelágicos en la zona mencionada por la propia comisaria de Pesca, la del Atlántico nororiental.

Así por ejemplo, allí la mayoría de las poblaciones de arenque en los mares del Norte, oeste de Escocia, mar de Irlanda y mar Céltico se explotan con índices correspondientes al RMS. Por el contrario, se han deteriorado otras poblaciones como la del jurel occidental y el arenque del noroeste de Irlanda donde se ha producido una sobreexplotación.

En esas aguas algunas poblaciones de pescado blanco se hallan en niveles muy bajos al oeste de Escocia con descartes muy elevados y “donde es preciso actuar para mejorar la situación”, según el informe. En el mar Céltico se han reducido las posibilidades de pesca, especialmente en bacalao y merlán.

Por su parte, en Skagerrak y Kattegat (mar del Norte), se explotan dentro de los límites del RMS las poblaciones de carbonero, solla, eglefino y cigala, mientras que el resto de los recursos están sobreexplotados o no se conoce el estado de los caladeros.

La cigala, en cambio, está vigilada en las aguas de la Península Ibérica y el Golfo de Vizcaya, donde se mantiene la recomendación de cese de actividad. Allí las evaluaciones de las poblaciones son escasas pero se ha producido una mejoría en especies como merluza sur, gallo y rape.

En cuanto a las poblaciones altamente migratorias del Atlántico se estima que se ha reconstituido la población del pez espada y que actualmente se trabaja para la recuperación del atún blanco en el Atlántico norte. Además, se cree que se ha producido una cierta recuperación en el atún rojo en el Atlántico oriental.

Por otro lado, las poblaciones de arenque y de espadín se explotan en los niveles correspondientes al RMS en el Báltico y de arenque en el mar de Botnia. No sucede lo mismo con las poblaciones de bacalao para las que se propondrá un nuevo plan plurianual.

Link. http://www.laopinioncoruna.es

 

Esta entrada foi publicada en Cedeira, Comarcas, Mar, Pesca. Ligazón permanente.

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s