Más seguridad (Antón Luaces)

mundo-marEn torno a la seguridad en la mar circulan cincuenta mil propuestas y ninguna de ellas se muestra efectiva a la hora de la verdad porque todas, o casi todas, chocan con las exhaustivas jornadas de trabajo a bordo y la necesidad de descanso en tierra de las tripulaciones.

Es, tras las tragedias registradas en el sector pesquero especialmente, cuando las voces se hacen oír con mayor fuerza y frecuencia -alguna incluso para acusar a quien defiende la aplicación de tal o cual sistema, de ser amigo de quien lo propone- reclamando atención y, a la vez, proponiendo nuevas medidas que corten o, cuando menos, palíen esa permanente sangría de vidas humanas -19 en los accidentes de cuatro pesqueros de distinto porte con tripulantes gallegos y de otras nacionalidades a bordo- que se registra en las costas gallegas.

Ante esta situación, reclamar más seguridad a bordo obtiene respuestas que van desde prescindir -por falta de espacio en la embarcación y porque esta faena relativamente cerca de la costa- de la balsa salvavidas obligatoria en este momento, a proposiciones como las de renovar la flota, como si esta fuese verdaderamente la panacea a todos esos males endémicos en un sector que se implica en la renovación si esta posibilita pescar más.

Es decir: las ayudas a la renovación o modernización de la flota no van por el camino de dotar de más seguridad a las tripulaciones, sino de ampliar el parque de pesca y reducir la zona de habilitación de los pesqueros y, sobre todo, dotar al buque de una máquina de mayor potencia incluso a la declarada y/o autorizada.

Eso sí, se dota a los barcos de duchas y servicios higiénicos -que no siempre lo son tanto- y, al mismo tiempo, de sistemas de ayudas a la navegación y al seguimiento de los bancos de especies interesantes para el armador, el patrón y los tripulantes. En definitiva, prima el rendimiento económico a la seguridad y los hombres continúan perdiendo sus vidas en unas circunstancias impropias de estos tiempos.

Si a algunos profesionales de la mar les parece impropio exigir a las embarcaciones que faenan en aguas abrigadas y a menos de una milla de la costa la balsa salvavidas cuando existen otros medios de salvamento homologados que ofrecen la misma seguridad en menos espacio del barco, a uno se le viene a la cabeza cuántos marineros gallegos perecen anualmente prácticamente a las puertas de su casa.

Hay decenas de ejemplos, sin salir de las rías.

Y en cuanto a la renovación de la flota, que tal renovación no se autorice si, en los planes de construcción del barco pesquero, no se detallan exactamente las medidas de seguridad destinadas a preservar la vida del personal a bordo. Solo así podemos empezar a hablar de medios y medidas para evitar tantas muertes en la mar y tantos fallos humanos que las provocan.

Link: http://www.laopinioncoruna.es

 

Esta entrada foi publicada en Cedeira, Comarcas, Galicia, Mar, O Tempo, Percebe, Pesca, Sucesos. Ligazón permanente.

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s