Enrique López Veiga: ´La política exterior de la UE en la pesca es un verdadero disparate´

“Hay que vencer tópicos y estar orgullosos de las inversiones gallegas” – “¿Cómo una persona de ideología radical como Damanaki puede ser comisaria de Pesca?”

enrique-lopezEl exconselleiro de Pesca y senador del PP, Enrique López Veiga, critica la gestión pesquera realizada por la Unión Europea y lamenta que el sector obtiene mejores resultados cuando la burocracia comunitaria no interviene. Y pone como ejemplo el caso de Namibia, con acuerdos empresariales gallego-namibios, sin intervención de Bruselas, frente a fracasos como el del pacto pesquero con Mauritania, de donde fueron expulsados los cefalopoderos gallegos para que ahora faene allí la flota industrial china.

El senador Enrique López Veiga. / xoán álvarez

El senador Enrique López Veiga participó en la elaboración de un estudio, desarrollado por la Universidade da Coruña, el Cetmar y la Cooperativa de Armadores de Vigo, donde se analiza el papel de la empresa pesquera en la cooperación al desarrollo de los países donde realizan sus inversiones. El ejemplo expuesto por López Veiga fue Namibia. En un foro celebrado la semana pasada en Galicia se cuestionó la escasa atención de la UE a este papel exterior del sector pesquero, en parte por la mala imagen de un sector en el que las empresas gallegas son protagonistas.

-¿Comparte las críticas de la conselleira do Mar en el foro?

-Pensamos igual. Estamos con una Política Pesquera Común en la que no dio la gana de analizar lo que pasa en el mundo exterior de la pesca, no sé por qué. Si se hubiesen analizado las empresas mixtas españolas, gallegas, y se hubiese llegado a una conclusión negativa lo hubiera podido entender más o menos, pero que ni siquiera se hiciera el análisis me parece un disparate. Y por eso hay que tener una reacción y en este estudio en primer lugar tratamos de tirar muchos tópicos que hacen daño a la imagen de España.

-¿Cuáles?

-Hay organizaciones ecologistas que se han dedicado a denigrar lo que estas empresas conjuntas han hecho en países como Namibia. Una que decía para demostrar lo malos que son los españoles que tenían unas plantas de última tecnología en Namibia. Uno piensa entonces que estamos en el mundo al revés. ¿Qué está pasando para que una cosa ejemplarizante en el sentido de que el concurso del capital español fue determinante para que Namibia de la nada fue una potencia pesquera se presente como negativo, cuando es tremendamente positivo?

-¿Por qué Namibia?

-Es un caso interesante porque es un país que de la nada pasó a ser potencia pesquera mundial y eso lo hicieron en parte las empresas gallegas, que se atrevieron a invertir allí cuando abrió su mercado a la inversión extranjera y sin subvenciones, en una concepción liberal. Hay mecanismos de corrección, porque había una situación derivada del apartheid en la que había que favorecer a ciertos sectores de la población, que antes no lo estaban, cosa que sí hicieron nuestras empresas. Se creó mucho empleo y se hicieron muchas acciones de responsabilidad social corporativa y ahora el pesquero es, con la minería, el segundo sector estratégico del país. Y para Galicia eso tiene de positivo que mucho de eso se canaliza a través del mercado español, de los puertos gallegos, se vuelve a transformar en empresas gallegas y mueve mucho empleo en Galicia. Si el capital privado, como se reclama en todas partes, es deseable en la política al desarrollo, ¿cómo es posible que tengamos estos problemas en la pesca? Con Namibia desmontamos mitos.

-¿Cuáles?

-Por ejemplo, si tiene que haber un desarrollo de la pesca artesanal o de la industrial, cuando tienen que haber las dos y equilibradas, como pasa en Galicia, y tirar abajo la idea que se cuenta por ahí de que Galicia primero liquidó sus stocks y luego fue a buscar los de fuera. No es así. Es un mecanismo económico en el que se invierte en las costas de Galicia hasta que el coste marginal de una nueva unidad da beneficios. En el momento en que no da hay que buscar en otro caladero pero aquí la pesca sigue existiendo e incluso está bien desde el punto de vista de los stocks. Entonces esta serie de cosas hay que ponerlas en claro porque si dejamos continuar los tópicos se nos hace daño. Al revés, lo que tenemos es que estar muy orgullosos de lo que nuestras empresas han hecho, también en el mundo de la cooperación. Y lo que buscamos es dar la vuelta a esto y conjuntar la ayuda tradicional al desarrollo con la iniciativa privada, que es por donde va la nueva política.

-En Namibia la actividad no se rige por acuerdos de la UE sino de forma privada. Los acuerdos de la UE suscitan problemas a la flota gallega, que los critica porque no responden a sus intereses…

-Ni a los del sector ni a los de España, ni a los de la propia UE. Lo que tendría que pensar la UE es que donde no intervino la pesca floreció, donde intervino cayó abajo e incluso está propiciando la entrada de las flotas chinas que van a hacer otras cosas y al final las prácticas de pesca no regulada van a florecer más. O sea que la UE en la política exterior de pesca es un verdadero disparate. Porque, ¿cómo es posible que a una persona con una ideología radical, como la de la comisaria Damanaki, y residual porque tampoco es mayoritaria, le demos una cartera de comisaria? Eso hay que revisarlo.

-No será tan residual cuando el Europarlamento la respalda?

-Tenemos un problema de imagen. No hay que tirarse de los pelos sino combatirlo porque los verdes tienen mucha ascendencia sobre los europarlamentarios y eso es una realidad que tenemos que contrarrestar. Nosotros lo intentamos haciendo una nueva teoría de lo que es el desarrollo pesquero.

-Muchas de las empresas que invirtieron en el exterior, como Pescanova o Vieira tienen problemas en esos países, con expropiaciones…

-Problemas hay en todas partes y en cada país hay una dinámica. No creo que en Namibia estemos ante un problema de expropiaciones. En Argentina, por los problemas que sean, sí, pero ese país siempre fue más inestable desde el punto de vista financiero. Hay mucha más seguridad jurídica en Namibia para las inversiones que en Argentina, pero estamos en otros sitios. También estamos en Malvinas y no hay problemas porque estamos protegidos por la legislación comunitaria; tenemos presencia en otros países como Mozambique, donde las empresas pesqueras siguen estables. En Angola hay también aunque son más bien del sur de España. Mire, en la empresa conjunta siempre hay problemas, quizás el problema principal es con Argentina y no solo en la pesca.

-¿No habrán sobredimensionado su presencia exterior las empresas gallegas y ello influye en su actual situación con dificultades?

-Creo que no. Hay problemas de todo tipo. Estamos en una crisis, donde muchísimas empresas se fueron al tacho. Hay que verlo de otra forma. Hay empresas que tuvieron problemas pero la mayor parte de ellas están vivas y sólidas y eso es lo que hay que ver y darnos cuenta desde Galicia de que tenemos un sector estratégico y que con la crisis monstruosa que tuvimos está ahí, aguantó. Aunque una o dos empresas tengan problemas de otra índole, que son de tipo financiero u otros diferentes, el sector aguanta.

Link: http://www.laopinioncoruna.es

Esta entrada foi publicada en Cedeira, Comarcas, Mar, Pesca. Ligazón permanente.

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s